(C) Arne Müseler / arne-mueseler.de

 

El primer video club de toda la historia y de todo el Mundo, tiene su origen en la cuidad alemana de Kassel. El señor  Ekhard Baum abrió en 1975 un establecimiento en el que alquilaba películas Super8 y cintas VHS con los programa de televisión que él mismo grababa.

Pero el primer video club, como lo conocimos en los años ochenta, lo abrió Geroge Atkinson en Los Angeles, EEUU en 1977. En esa época, las productoras comenzaban a ver el enorme potencial del VHS y comenzaban a comercializar sus películas en este formato. Entonces una película costaba 50$. Geroge Atkinson, pensó que, al contrario que los soportes musicales, las películas no eran para ser vistas una y otra vez, por lo que comenzó a alquilarlas por 10$. El éxito del negocio fue impresionante, y a finales de los 80 había un vídeo club en cada barrio del Mundo.

En cuanto a España, no hemos podido averiguar quién y dónde abrió el primer vídeo club. Sí sabemos que la empresa Lauson fue el primer distribuidor nacional de películas de video, abriendo además el primer vídeo club de Cataluña y el segundo de España. Pocos años después había en nuestro país más de 20.000 vídeo clubs.

Con el nacimiento del DVD, la calidad de imagen y sonido mejoró sustancialmente. Esto y los precios muy asequibles de los reproductores del nuevo formato hicieron que el DVD no tardara en implantarse, relegando al olvido la cassette de VHS que tantas tardes nos entretuvo.

Hoy en día, las nuevas tecnologías han hecho desaparecer prácticamente el “tradicional” vídeo club en pro del vídeo club on line y por qué no decirlo, la piratería.