gremlins

Los Gremnlins (c)Inti

Con gran probabilidad  si tienes hijos en edad escolar, ya tendrás un Furby en casa. Y si no lo tienes no será porque tu prole no lo haya pedido.

El Furby,  ese ser peludo de ojos saltones con un gran parecido físico a Gizmo. ¿Te acuerdas de los Gremlins?

Billy recibe de su padre por Navidad un ser viviente de ojos saltones llamado Gizmo. Por desgracia, ocurre lo que el vendedor ha advertido expresamente que había que evitar: Gizmo entra en contacto con el agua, se alimenta después de la medianoche y es expuesto a la luz. La consecuencia fatal: Gizmo se multiplica, dando lugar a una horda de monstruos rabiosos que no rehuyen ni del asesinato.

La película rodada en 1984 por Joe Dante, fué todo un éxito de taquilla, a la que siguó la secuela “Los Gremlins II La NuevaGeneración” en 1990. Desde entonces hasta ahora se ha especulado mucho sobre una nueva aparición en pantalla de Los Gremlins, que evidentemente no se ha producido.

Supuestamente, según dijo hace poco haber conocido el magazine estadounidense Vulture,  hay planes concretos de llevar a los pequeños pero peligrosos Mogwais nuevamente a la gran pantalla. De acuerdo con estas informaciones, Warnen Bros Pictures y el productor Steven Spielberg ya han tenido unas primeras conversaciones al respecto. ¿Verdad o rumor? el tiempo lo dirá.

Volviendo al Furby. La verdad es que no tiene nada que ver con los Mogwais, sin embargo tienen muchas cosas en común.

El pequeño y tierno Furby, es un aparato electrónico, por tanto, no sufras, no se multiplica al tacto con el agua. Si tienes Furby, ya entiendes por qué esto seríapreocupante. Además alimentarlo a cualquier hora no supone ningún problema siempre y cuando dispongas de smartphone. Sin embargo como no lo trates adecuadamente, le des cariñitos, le hagas cosquillitas y le hables con educación, se demoniza de tal manera que llegas a lamentar la inversión en el dichoso aparatejo, porque realmente se transforma en lo contrario que su suave pelo y tamaño menudo evocan en cualquiera. Ventosidades, voz de ultratumba, eruptos… en fin, mi hija lo tiene durmiendo en el armario porque le da miedo. Afortunadamente tiene a sus padres que, mientras dan gracias a que el pequeñín no se reproduce, se apiadan y con buenas palabras y la paciencia que nos da la edad solventamos el asunto y Furby se vuelve bueno. Por cierto, la abuela, mi madre, es especialista en el proceso de “inversión”.

Furby

Furby (CC) Clive Darra

Por tanto tenemos que: Helena (mi hija) recibe de sus abuelos por Navidad un ser electrónico de ojos saltones llamado Furby. Por desgracia, ocurre lo que el vendedor ha advertido expresamente que había que evitar: a Furby le tiran de la colita, le gritan, lo agitan… etc., etc., etc . La consecuencia fatal: A Furby se le pone un ojo de cada color y comienza a soltar improperios furbianos acompañados de ventosidades varias, lo posee una voz de ultratumba y es capaz de tener con el corazón encogido a toda una familia.

Pero entonces… ¿en qué quedamos? ¿Tienen algo que ver los Gremmlins con Furby?… Serán primos lejanos.